Saltear al contenido principal
Redes sociales

La guerra no avisada

Por @SimonBrazonL

Un ciudadano más, un pedazo de pueblo menos.

Estamos en una guerra de tres terrenos: política, cívico-militar y espiritual.

La MUD no le ha informado a la gente sobre esto. Han tratado hasta el último aliento de luchar frontalmente con estrategia política mientras el régimen utiliza estrategia de guerra.

Parafraseando a Sun Tzu: Cuando tengas el control, hazle creer a tu enemigo que eres débil, entonces se crecerá y será más fácil sorprender con ataques inesperados y contundentes.

Esto hace el régimen una y otra vez: otorgar esperanza mientras esperan con un as bajo la manga. Regalaron esperanza al no trabar la «victoria» en la AN, luego la utilizaron a su favor para dividir, culpar y desmoralizar. Acto seguido la desconocen, golpe de Estado, muere por completo el Estado de Derecho.

Le dieron a la MUD tiempo para exigir expresión mediante el voto y reestructurar los poderes. Mientras preparaban el parlamento comunal y los vacíos legales para salir con su propuesta constituyente, nuevamente para llevarnos a un terreno donde obviamente tienen todo pensado.

¿Pretende la MUD asumir que estamos en una guerra y que sin una estrategia firme será imposible alcanzar la victoria? ¿Cómo el venezolano tomará esto en serio si nadie se lo ha dicho?

Antes que pregunten qué propongo: oración, objetivos claros, desobediencia, resistencia y lucha no violenta. ¡Sí es posible ganar una guerra sin atacar con violencia! Además ellos tienen la fuerza, la violencia no debe ser nuestro terreno.

Todo lo contrario: debemos apostar al sentimiento venezolano, no se trata de rojos y azules porque todos padecemos la violencia, la escasez, inseguridad, control cambiario, limitaciones migratorias y día a día perdemos un poco de libertad.

¡Tenemos la responsabilidad de construir país! Y el odio no es precisamente la vía más idónea.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Volver arriba