Saltear al contenido principal
Redes sociales

Capriles, el Chamberlain del Siglo XXI

Por @LuisSemprumH de @VFutura

En una entrevista realizada por Roberto Giusti, publicada en El Universal el pasado 19 de mayo, Henrique Capriles justificó su actitud blandengue frente al Régimen, diciendo que “Cualquier cosa es mejor que la guerra” (http://tinyurl.com/k3dcpfa).

Todos estamos de acuerdo en que la guerra es mala y que debe evitarse, sin embargo, no puede utilizarse el temor a la conflagración como excusa para no luchar; sobre todo porque esa actitud no garantiza la paz.

Prueba de ello es el comportamiento del Primer Ministro de Inglaterra, Neville Chamberlain, poco antes de la Segunda Guerra Mundial, de no querer enfrentar a Hitler por temor a un conflicto. Al final, de todas maneras se desató la guerra, pero a un costo mucho más alto en vidas humanas.

Muchas veces el miedo se convierte en traición. Capriles no se limitó a justificar su punto de vista, sino que además condenó a quienes piensan distinto. Capriles acusó públicamente a Leopoldo López, María Corina Machado, Antonio Ledezma y a los estudiantes, de “violentos” y “golpistas”, solo por convocar a acciones pacíficas de calle. Lo mismo hizo Chamberlain en su oportunidad, cuando acusó injustamente a Winston Churchill de “belicista”, simplemente por revelar los verdaderos planes de los nazis.

El miedo también nubla la mente y afecta la memoria. En la entrevista con Giusti, Capriles dijo que “Nuestra fuerza ha ido creciendo, pero aún no es mayoría”. Al parecer, a Capriles se le olvidó que él ganó las elecciones presidenciales del 14 de abril, y que la MUD denunció fraude electoral.

El diálogo en el que participa Capriles, es idéntico al que sostuvo Chamberlain con Hitler en septiembre de 1938. Un engaño para ganar tiempo. Si no fuese así, ya habría producido resultados concretos, como la liberación de todos los presos políticos, el desarme de los colectivos y el castigo a los culpables de los asesinatos políticos.

Luego de tantos fracasos, Chamberlain se vio obligado a renunciar y Churchill fue escogido como Primer Ministro. Esperemos que Capriles y Aveledo entiendan que su gestión fracasó, y que conviene ceder sus puestos a dirigentes opositores con una visión más ajustada de la realidad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Volver arriba