Saltear al contenido principal
Redes sociales

Diario de un jodedor: No todo lo que suena es música

Por Joaquín Ortega

Jugar a la guitarra de aire es un deporte internacional de la infancia y juventud, vocalizar con un micrófono inexistente, mientras el champú irrita las retinas y mucosas en el baño es la práctica más común entre las hembras de la especie –claro esta, después de imaginarse cómo le echan veneno a su enemiga imaginaria del Miss Venezuela- Y, por último, si usted agrega, a un idiota cayéndole a palo con dos ganchos de ropa a tres tobos -y cuatro ollas volteadas- tendrá el círculo de la estupidez musical completa.

Así somos los habitantes de éste valle de lágrimas: animales de sueños, maquinas de desear, porciones corpusculares de una mente superior que no sabe que nos comportamos como pulgas lambucias e insolidarias, caminando sobre las pampas infinitas del lomo de perro esférico llamado: “planeta tierra”. Sí seremos infantiles: hay espacio para chupar, pero nos antojamos específicamente del hueco que abrió los dientes nuestro colega, aquí al lado. Hay cuatro tetas, pero nos antojamos de mamar las cuatro, sacando a nuestros hermanitos primitivos del juego, así no podamos meternos más de dos pezones a la boca.

Fíjense que no hemos dicho ningún nombre, pero usted ya se ha imaginado a uno o dos personajes cuya psicología, se asemeja mucho al perfil de arriba. Si quiere “una ayudaíta” y a esta clase de ser humano infame y lambiscón le pone unas greñas y un mal gañote ya sabrá quién es.

Sí, así son los intolerantes, los fanáticos balurdos, los puristas de la copia, más que de la propia personalidad. Paul Silvestre Gillman lleva sobre sí el fardo de ser un rockero confeso que al menos -y durante dos décadas copió tres formatos, líricas, estética ystaging. Primero fue Saxon con Arkangel, luego fue Manowar, luego Bon Jovi y después vaya usted qué habrá sido. Casi ni lo recordábamos, más allá de lograr una carátula  -pagada por el FIDES con disco y todo- de Derek Riggs –dibujante de Iron Maiden– con pirámides mexicanas en un disco de un ¿venezolano?… “autóctono”.

El cincuentón con rabia de treceañero, en estos días se pone bravo porque Zapato 3 es la estrella por unos días, por unos fugaces momentos que no le quitan ni le ponen nada ni a su vida, ni a su carrera ni a la supuesta atención que le prestan sus fanáticos. Muchos de sus fans han sido ganados a trabajo duro. De otro tipo, son los que se montan en los autobuses que paga desde Valencia    -y otras zonas de país- para que lo aplaudan cuando es telonero de leyendas de verdad como Judas Priest o David Coverdale.

Hubiese sido mejor, Paul Silvestre, digo yo, hacer un chiste con los tatuajes de Batoni –un caballerito tatuado de esos que ya no se ven, de los que le dan el asiento a señoras o de los que dicen “¡buenos días!” al subirse a un ascensor    -cosa que muchos de tus panitas jalabolas o tú difícilmente hacen- También habría quedado chévere montarle aquella joda clásica a Carlos Segura –“Hola, mi nombre es Carlos Segura y yo no canto que jode sino que jodo lo que canto- O pudiste haberte ensañado contra los cabellos cortos de estos panas. Porque en eso sí les ganas –en desrice y tufito a emulsión-

Vivir con dólares trabajados y no de Cadivi hace ver el mundo de distinta manera. ¿Será por eso que te caen mal estos chamos? Pero estimado Pablo, se prefiere en función de lo que se es. Si de carajito tuyo eran el bate, el guante y la pelota, seguro jugarías todas las posiciones, aunque fueses rolo de maleta. Menos mal que no eres ministro de la música –o algo peor- porque seguramente a tu tarimita, nadie se habría montado si no te dejaban ser el Pitbull del rock.

Hay bobos que no crecen y bobos crecidos Paul, yo, te confieso, debo estar en alguno de ambos grupos, porque tu afiche –firmado por ti, saliendo de la Concha Acústica de Bello Monte, cuando yo tenía 12 años- por alguna razón, y al menos, por algún buen tiempo no pienso botarlo.

Consultorio:

Querido Joaquín soy una joven extra profesional de cine venezolano. Ya he realizado 71 cortos, 26 largos, 521 pruebas de cámara y más de 3mil videos de Facebook, sin contar los desnudos artísticos para BB y Android uno que otro coleado en Kingnestor.blogspot.com. En estos días me llamó un profesor que diseña talleres experimentales de lingüística corporal y gramática visual. Él un ex scout gordito de lo más lindo, y me pidió ayuda para que fuese su musa en la concreción de su anhelado sueño cinematográfico: una versión muda de la letra equis (X) de la Enciclopedia Salvat. Como ves es una superproducción de largo aliento y de considerable presupuesto.  Mi problema, es que no sé cuanto cobrar porque sí sé que la equis (X) está antes de la “y” (Y) griega, pero no sé si deba estudiarme la “ve” (V) que está antes. ¡Oh tú gran Sacerdote en la orden de Melquisedec -pero de Guanta- hazme salir de esta duda laboral –que de “todas todas”, la haría gratis, pero debo comprar las Belara de éste mes- Tuya Jayna Sabina Bond Holy Mary de los Arrayanes Arlia Gámez. AKA la FIT To Fill.

R: querida experimento bosnio en proceso. La forma en que te sometas a la voluntad de tu director, será una prueba de fuego a tu talento innato para la persecución de carreras fallidas. El arte que tú encarnas, es muy superior al escueto ensayo de desnudo artístico -y brincadera competitiva- a la cual te haz visto expuesta, desde que viste ese primer video de Chino y Nacho -¿recuerdas cuando estabas embarazada psicológicamente del militar gringo que aparecía en las tomas selváticas de Ingrid Betancourt?- Una cosa te digo, cada vez más el abuso de las Chips Ahoy y la malta te están acercando a dar el papel de la Alison Dubois venezolana. Así que, practica en el espejo con dos velas prendidas, mientras te imaginas que cuentas muertos que te hablan. En el proceso trata de repetir las vocales en inglés, primero con un cepillo en la boca y luego con un tubo de pasta, hasta donde aguantes. Por cierto, pásame un email con tus últimos exámenes de sangre escaneados, que posiblemente te consiga matar un tigrito en la próxima película de zombis de César Oropeza.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Volver arriba