Saltear al contenido principal
Redes sociales

El pecado original de la Izquierda

Por @RafaelValera_ de @VFutura

Por las cuatro esquinas de mi habitación resuena un refrán muy común en mi familia… enseña que al trepador mal se le mata por la cabeza. Así es con la Izquierda: si no se le erradica debidamente, puede posarse en los hombros del hombre y sisearle utopías que llenen de tentación las emociones, colmen los impulsos ciegos de deseo a lo prohibido y ocurra un déja vù de Adán y Eva siendo expulsados del suso dicho Paraíso. Excluyendo mi postura ante la religión, facilita esta metáfora la explicación de la evidente vida de la Izquierda, la perdición del hombre (y su Libertad), en cada una de las mafias que hoy en día se conocen como los partidos políticos venezolanos.

Lo que constituye el trasfondo de estas palabras comparte lugar con la estampa constante de la Izquierda en estas pandillas políticas, desde la irrupción que tuvo en la escena a principios del siglo XX. Pero lo verdaderamente preciso de este ensayo está en el hecho de que el futuro del chavismo está en la MUD. La constante similitud en sus pericias, en su ideario, su sectarismo desmedido… la deuda que tienen los MUDos con el comunismo; todos estos aspectos no son mera coincidencia. Y el estéril argumento de “el-que-se-parezcan-no-significa-nada” es –a estas alturas– indignante. Sí significa algo: el PSUV es la fase final de la MUD; la consolidación del socialismo, es su juramentación como comunismo.

Estamos claros que el socialismo –o su nuevo revestimiento posmoderno– es el mismo comunismo en porciones pequeñas, las cuales terminan aguzando la agonía, para destruir de igual manera al hombre. Ambos implican arrodillarse contra el Estado; una se cree que se puede detener o hacerle frente cuando sea (o bien pensar que un poco de Paternalismo no daña a nadie), y la otra es la fuerza del Estado aplicada frontalmente para esclavizar al hombre. Esto, quiere ser ocultado por la clase MUD-PSUV con argumentos tan cínicos como “la Izquierda no es tan mala”, “esto no es socialismo” –aunque estemos en un socialismo real–… ¡pues claro! ¡Un mago no se llama a sí mismo embaucador! Los socialistas, especialmente los del eje MUD-PSUV, siempre querrán disfrazar la realidad para protegerse y proteger el poder que han adquirido.

Esa mancha con la que “uno nace”, según los amantes de la pobreza, se puede llevar al contexto de los “partidos” que desean al establishment en la actualidad. Sabemos que la Izquierda adquirió su cara de la mano de AD, COPEI y MAS, principalmente,hace más de medio siglo; más tarde, al ver el comienzo de ese epílogo de 40 años de socialismo progresivo –degenerativo–, irrumpe el comunismo en la esfera y es apoyado por Caldera, por las élites intelectuales y por los zombis socialistas que pensaban mal al creer que podrían controlar a un comunista que se conoció por asesinar cientos de personas –irónicamente, “por el bien de las personas”–. Vean, desde la cúspide conmigo, cómo el génesis de un nuevo sistema crackeado con la Constituyente, dejó posteriormente, a la diarquía de  Adán y Eva urgida de un pacto suculento (entre estos rateros-venidos-a-más siempre existirá el negocio) para sacar del escenario a la Sociedad Civil organizada.

Brotan a raíz del cuasicolapso del bipartidismo, nietos de la Generación del 28’, como Un Nuevo Tiempo, Voluntad Popular, Primero Justicia, Alianza Bravo Pueblo, Avanzada Progresista, etc. Todos, vasallos y vestigios del coqueteo entre la bestia de lengua bífida y de Adán y Eva (AD y COPEI). Los componentes de este módulo operacional legitimador que nació (la Coordinadora Democrática y luego MUD), se conocen por compartir un mismo destino que los condena: serán siempre súbditos de los esperpentos políticos que los crearon, para fines parasitarios.

Bajo el pensamiento trotskista, ocurrirá una fusión de fuerzas que constituye la incorporación de los comunistas a los partidos o movimientos de masas –en este caso, sus familiares directos mudos– para escabullirse hasta su seno, y propiciar la radicalización de sus políticas logrando una reorientación hacia el socialismo real que una vez habían casi consolidado. Mucho más razón nos da la MUD, cuando no llevan a cabo las medidas necesarias contra los criminales que hoy secuestran el Poder; permitiendo así el reforzamiento del puente que existe –ya, de hecho– entre ellos y el eventual traspaso de militantes comunistas (más de los que ya hay) para comenzar a re-fabricar las acciones revolucionarias que traerán consigo los escenarios que hoy en día vivimos, de vuelta.

¿Por qué tan seguro estoy de ello?Sabemos que hay enfrentamientos internos y fracturas en la MUD y esto sólo avivará la inclusión de los comunistas y el advenimiento de una convergencia cuantitativa de la Izquierda. Ya nosotros presenciamos el alba; vemos que las élites iluminan a una basura reciclada, a unas malolientes asociaciones políticas, cuya razón de ser era la necesidad de un cambio de cara, para encubrir las mismas mentes maestras ancianas. Estos abortos de AD y COPEI tienen un destino en común también: devenir en aquello que una vez les dio vida. Fallecerán por la naturaleza de su propia madre: parasitaria y traicionera. Y, en este caso, gracias a ello, en la MUD serán, ya sin escrúpulos, abiertos defensores del comunismo; quienes “comieron de la manzana” buscarán protección en los manchados una vez que el día del juicio final llegue.

Para nosotros es menester evitar esto. La praxis de la MUD avizorará llegar al sistema de nuevo y anquilosarse en el Poder, una vez que hayamos desplazado al narcocomunismo. El pecado original de la Izquierda es la marca en su pensamiento que les llevará a permanecer entre traiciones, a crear estrategias contra ellos mismos y a naturalmente odiar la Libertad. Por eso, en la Venezuela Futura seremos extremadamente justos en la toma de decisiones contra los asesinos y sus cómplices, ¿o es que creen que los perdonaríamos y además, olvidaríamos?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Volver arriba