Saltear al contenido principal
Redes sociales

Indefensión aprendida estimulada por la MUD-PSUV

30 agosto, 2018
liboda98

La indefensión aprendida es una condición en la que los seres humanos aprenden a sentirse inútiles ante situaciones que pueden amenazarlo, por lo que no responde ante ello aun teniendo oportunidades para cambiar esa situación y evitar una situación indeseada.

Por @RoderickNavarro de @Rumbo_Libertad

En este artículo de opinión quiero que identifiquemos algunas consecuencias de la indefensión aprendida y a quienes estimulan esta manera de comportarse en nuestra sociedad.

He visto cómo los “influenciadores” de la MUD promueven el mismo comportamiento que promueven siempre que el PSUV despliega nuevas maneras de opresión en la población. Bajo el tonto discurso de no-dejar-los-espacios-vacíos defendían ir a elecciones controladas, también cuando la resolución 058 donde se autorizaba a los consejos comunales controlar la dinámica interna de nuestros colegios. Ahora vienen con lo de colapsemos-el-sistema si todos se sacan el carnet de la patria.

No es casual que la fuente de tan mediocre manera de existir provenga de Primero Justicia. Los mismos que agreden al TSJ legítimo. Dos de sus líderes me marcaron en el pasado. Capriles en el 2012 cuando me dijo “¿Cómo se come eso de la LIBERTAD Roderick? / Si para nosotros lo más importante fuera eso nos llamáramos Primero Libertad: lo más importante es la justicia social”. Sayeg en un foro en el Hatillo sobre la 058 se le ocurrió decirme “No podemos dejar los espacios vacíos Roderick. Si hay que meterse al comunismo para que no lo implanten lo tenemos que hacer”. Esto es tan solo la punta de la punta de un gran iceberg.

Con ellos, artistas que creen que “piensan” la política de la misma forma que piensan su “arte”, “periodistas” y dueños de medios, opinadores de oficio –como si de verdad esto fuera tal cosa-, “analistas” políticos que son la extravagante proyección frustrada y ficticia de un politólogo, y otro sin fin de bufones de la opinión pública que reproducen este pensamiento. A todos ellos hay que señalarlos, enfrentarlos y mostrarles nuestro desprecio. Ya concluiré sobre la importancia de esta actitud, pero antes, veamos los efectos que generan estos actores en la sociedad venezolana.

La generalización de la indefensión aprendida es posible a través de estos actores. La masificación estimula la destrucción de tres aspectos de la naturaleza humana:

El aspecto motivacional. La persona pierde la capacidad de reacción ante la opresión. Deja de actuar cuando aprende que el castigo recibido como consecuencia es mayor, por lo tanto vende su Libertad desapasionadamente por tranquilidad. “¿Qué quieres que haga si todos lo hacen?”.

El aspecto cognitivo. Para lograr este estado psicológico es clave que la existencia ocurra en permanentes situaciones incontrolables. Lo imprevisible hace que no se pueda establecer una conexión lógica entre las manifestaciones inesperadas de la maldad con las respuestas de desobediencia. “Es que la maldad de ellos no tiene límites”. Y como ya se ha aprendido a que cada reacción a una opresión genera consecuencias más costosas, entonces aprende que cualquier respuesta suya traerá consecuencias negativas, es decir ¡Termina asumiendo que el problema está dentro de sí! Esto atrofia las capacidades mentales del hombre: disminuye su rapidez intelectual y empobrece la capacidad de memorizar, además de convertir a la personas en participes activos de la degeneración del lenguaje hablado y escrito. Hacen al hombre crédulo de cualquier cosa sin fundamento –en Venezuela esto ocurre increíblemente en TODA clase social.

El aspecto emocional. Las personas son menos agresivas y pierden la autoestima como consecuencia del permanente estado de miedo, desesperanza y desanimo. La angustia de que en cualquier momento le puede pasar algo por su culpa, hace que la persona genere desordenes de comportamiento que luego pueden devenir en ansiedad y depresión.

¿Qué quieren con esto? La docilidad de los venezolanos.

Sobre todo en lo que respecta a la disminución de la agresividad. Esto es tan importante que Freud y sus estudiantes hicieron de ello parte fundamental de su teoría psicoanalítica de la depresión: cuando el depresivo pierde el objeto amoroso, este se encoleriza y dirige la cólera hacia sí mismo. Esta agresividad “introyectada” genera la depresión, el rechazo a sí mismo, la necesidad de terminar con su vida y finalmente: ausencia de hostilidad hacia el exterior. Pensemos aquí un momento si todo esto es adrede o no: ¿Qué familia venezolana no se ha desintegrado por completo?

En la salud del cuerpo esto tiene también consecuencias. Se puede traducir en altos niveles de estrés haciendo que los niveles de cortisol y neurotransmisores sean elevados, causando serios problemas que afectan el sistema inmunológico, el corazón, el metabolismo e incrementa la posibilidad de desarrollar varios tipos de cáncer. El deterioro del cuerpo humano puede llegar a ser tan agresivo que inclusive se puede perder el apetito sexual y en casos críticos deja impotencia.

Ahora seamos más específicos: el medio ambiente influye en la creación de seres humanos que aprenden a ser cada vez más indefensos. Para crear un medio ambiente que logre el venezolano mecánico han sido necesarias las siguientes políticas:

  • Proteger el hampa, la corrupción, el lavado de dinero, el narcotráfico, la prostitución, y el contrabando de combustible. Como parte de esto, la persecución política y el adrede retraso procesal que borro de la mente del venezolano lo que es el debido proceso.
  • La destrucción de la economía para que no existan medicinas, alimentos, bienes ni servicios. La falta de efectivo y el desempleo obligan a sobrevivir a diario en una situación donde la calidad de vida es un recuerdo muy pretensioso y la dignidad es cosa de sifrinos.
  • La destrucción de los servicios públicos: agua, electricidad y combustible para la paralización de la vida ordinaria.

Entonces todo el miedo y la incertidumbre que generan estas políticas hacen que la convivencia social sea más restringida y con ello se destruyen hasta las tradiciones.

No puedo encontrar una palabra que representa el efecto tan cruel que esto deja sobre nuestros niños. El proceso de crecimiento se ve absolutamente atrofiado causando daños irreparables en sus frágiles cuerpos humanos. La etapa de crecimiento es importante porque es donde se forja el carácter de cada quien para la vida social. El sentido de dominio sobre su entorno se forma con base a las experiencias que se acumulan en el tiempo. Entonces ¿Qué tipo de adultos necesitan estos criminales para mantenerse sin problemas? ¿Acaso no necesitan incrementar la cantidad de esclavos que dependan de su sistema? Niños que no sepan sincronizar acciones con efectos, el ambiente con el sí-mismo, no pueden aprender a defenderse sino a ser sumisos ante la permanente incertidumbre. La política de hambruna ha mostrado que en los casos más graves existan serias expresiones de retraso psicomotor en niños malnutridos.

Entonces, domestican y explotan a los miembros de nuestra sociedad con la necesidad. “Si te rebelas no tienes el beneficio”.

Para concluir, la indefensión aprendida es curable. Podemos aprender a salir de ese estado mental e incluso podemos aprender a inmunizarnos de estos patibularios del pensamiento.

¿Por qué estoy convencido de esto? Porque confío plenamente en que todo ser humano tiene un impulso de vida dentro de sí que tiende al goce. El régimen y su MUD colaboradora se basan en la destrucción de las bases de una existencia feliz venezolana. No es casual por eso que nos digan radicales y fascistas al defender la Libertad: solo se puede ser feliz con ella.

Para sacar del confort emocional, de “ingenuidad” y de complicidad con el sistema –inclusive- que genera la indefensión aprendida, hay que estimular el desprecio a estos actores. Hay que decirles NO. Hay que comportarse como un adulto consciente de que las palabras y acciones tienen consecuencias positivas y negativas.

No podemos permitir que el trauma de esta época funde un linaje de esclavos tricolor de ocho estrellas. No podemos permitir que estos comportamientos se conviertan en la nueva cultura venezolana, en los hábitos de las nuevas generaciones.

Para que acabemos con la sociedad chavista donde los criminales son los policías, tenemos que ser reaccionarios ante todos esos mensajes que se proponen el debilitamiento de la voluntad.

Vivamos la destrucción del aparato totalitario día a día proyectándonos al futuro con orden y Libertad, donde se valore la limpieza. Que cada expresión de rechazo sea tan intenso como la autoestima que tenemos: digamos sin pena que son inferiores a nosotros, porque nadie que promueva con vehemencia la esclavitud jamás puede ser en algo superior a un hombre libre.

Vamos a proteger a los más débiles de nuestra sociedad y no dejemos que su existencia sea tan miserable que opten por aborrecer el deseo de vivir. Los asesinos del entusiasmo ya se han aprovechado por mucho tiempo del discurso del bien común para destruir nuestras vidas.

La MUD-PSUV busca explotar lo más negativo de los venezolanos. Quieren hacernos creer que son más fuertes que Dios y que por eso es un pecado todo impulso desobediente. Destruyamos la idea del peor-es-nada. Derrotemos con inteligencia emocional la violencia emocional que promueven a diario.

Dejen de seguir a estos actores y ayude a que más gente los deje de seguir en las redes sociales. El cambio comienza con la salud mental de uno mismo.

Libertad o nada

 

 

Volver arriba