Saltear al contenido principal
Redes sociales

La oligarquía y su dictadura.


Oligarquía según la Real AcademiaEspañola es la “forma de gobierno en la cual el poder supremo es ejercido por un reducido grupo de personas que pertenecen a una misma clase social”, también en otras palabras más cortas, es el gobierno de un pequeño grupo.

Por su parte, la Democraciasegún Sartori, es una abreviación de Liberal-Democracia que encierra tres aspectos: la democracia como principio de legitimidad, como sistema político y como ideal. Como principio de legitimidad establece que el poder deriva de los ciudadanos y se basa en el consenso verificado, no presunto, de los ciudadanos, no aceptando autonombramientos, ni tampoco derivándose de la fuerza, es decir, el poder está legitimado, además de condicionado y revocado, por elecciones libres y justas; como sistema político, tiene relación con la titularidad del poder y el ejercicio del poder: en las pequeñas sociedades, como fue el caso de las asambleas en la ciudad-estado de la Grecia antigua, fue posible la interacción cara a cara de los ciudadanos, y en estos casos, la titularidad y el ejercicio del poder permanecían unidos como una forma de autogobierno, pero cuando el pueblo se compone de decenas de millones, dicha práctica es imposible y entonces se hace necesario separar la titularidad del ejercicio, haciendo de la representatividad una característica necesaria; como ideal, el sistema democrático es siempre perfectible.

Ahora bien, la degeneración de la democracia, es la dictadura, donde un hombre o un grupo detentan el poder utilizando las instituciones del Estado como propiedad privada y administrando la justicia arbitrariamente. Hoy en Venezuela estamos siendo gobernados por un despojo humano a la merced de una de las más criminales dictaduras del Caribe. El discurso de “somos mayoría” lo utilizan como justificativo para la acción violenta, pero además se atreven a reforzar tal justificación con la frase “el pasado fue peor” como si no fuera suficiente lo que hacen cuando agreden física y moralmente al ciudadano, su propiedad privada, utilizan la cárcel para meter miedo y no hay por si fuera poco justicia. Por eso son en esencia, insulsos y decadentes.

La política del permanente revanchismo es una malintencionada forma de conducir los destinos de la Patria. Elno reconocimiento del otro, implica no permitir la existencia del prójimo: ¿quiénes se han creído para no PERMITIR que quien piensa diferente exista, o en su defecto, que tenga derecho a expresar lo que siente? ¡Perversos! Son peores que su propia causalidad, tan rematados como lo que enfrentaron en el pasado, sin principios ni valores, el anti venezolanismo materializado en una opción política.

No es esa la política que queremos hacer para caminar hacia el desarrollo, más bien es un obstáculo y es dañino. La Venezuela Futura de la que hablamos es la de los hombres que respetan al otro a pesar de que piense diferente, y cuando se respeta al otro significa que asume a la Libertad, pues si esta fuera su valor supremo, la violencia no existiría en un escenario de competencia o contienda política.

Sin embargo, esta oligarquía roja y su dictadura tienen un nuevo respiro pero parece no ser un “largo aliento”. El futuro está más cerca de lo que nosotros creíamos: avanzaremos ondulando la Libertad como nuestra bandera, sin complacer al régimen, oponiéndonos en serio.


@RoderickNavarro

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Volver arriba