Saltear al contenido principal
Redes sociales

La venganza de Moscú

Por Giampaolo Rossi @GiampaoloRossi 

Traducción Edgardo Ricciuti @edgardoricciuti

La venganza del Kremlin fue inmediata después de haber comprobado que el derribo del avión ruso en el Sinaí el 31 de octubre — con 224 civiles a bordo fue obra de Isis.

Durante los últimos días, una lluvia de fuego sin precedentes ha caído sobre Raqqa, capital del Califato; más de 100 ataques aéreos han golpeado el Estado islámico. Bombarderos Tupolev (los famosos «Osos» en la terminología OTAN) despegan directamente desde la base de Rostov en Rusia o  directamente desde Siria.

Además, y por segunda vez en este conflicto, Moscú ha utilizado los mortíferos misiles de crucero Kalibr que poseen un alcance de 1.500 kilómetros, capaces de alcanzar blancos directamente desde la base naval del Mar Caspio a una velocidad tres veces superior a la del sonido. Esta arma, hasta ahora desconocida para la OTAN, ha desconcertado a los estadounidenses, haciéndoles temer por una capacidad operativa de Moscú desconocida hasta el momento.

Los resultados de la ofensiva rusa han sido considerables: muchos medios de comunicación han informado que la cifra de yihadistas muertos en los bombardeos ha sido de 600, pero fuentes de inteligencia israelíes (únicas en tener datos confiables en Siria) revelan que han sido más de mil. Además, han sido destruidas cerca de 20 instalaciones petroleras Isis y cientos de camiones cisterna, por una pérdida estimada para el Estado islámico, de $ 1.5 millones en su principal fuente de ingresos: la venta de petróleo.

Sobre este componente, toma relevancia el problema turco. Según denuncias del primer ministro ruso Medvedev, el gobierno de Ankara se ha hecho la vista gorda con el crudo del Califato que pasa a través de la frontera con Turquía. Son muchos los que consideran que el derribamiento del caza ruso es debido a las acciones de Moscú frente al intercambio de crudo que Turquía tiene con ISIS.

¿Aviones iraníes en siria?

El conflicto sirio podría complicarse aún más;  The Avionist,  revista on line italiana especializada en aviación, publicó en su página web un vídeo del Ministerio de Defensa ruso que muestra dos aviones caza F-14 iraní (el famoso Tomcat de fabricación estadounidense) escoltando bombarderos rusos durante un ataque contra objetivos en tierra en Siria. El documento sería una prueba de la participación directa de Teherán en las operaciones sirias.

Hasta ahora se daban por descontadas actividades iraníes en Irak y Siria en la zona de Alepo y Damasco de tropas élite para apoyar al ejército de Assad. Ahora se le agrega la participación de la aviación de Teherán que operan en territorio sirio.

Alerta en Israel

Estos hechos representan una seria preocupación en Israel. Para Tel Aviv, Irán personifica a Hezbolá,  enemigos acérrimos del Estado judío, financiado por Teherán. Tal vez por eso, hace dos semanas, la fuerza aérea israelí atacó depósitos de armas de Hezbolá en la frontera con Siria, en el norte de Líbano cerca del enclave de Latakia (base rusa de las operaciones en la región), y más al este en el territorio sirio. Israel quiso advertirle a Moscú  para no involucrar demasiado a Irán y a sus aliados chiítas en el escenario sirio.

El objetivo principal de Moscú es destruir a ISIS. El principal objetivo de Israel es destruir a Hezbolá, aliados de Irán (y Rusia) en la lucha contra el Califato, y evitar un aumento de la influencia de Teherán en Oriente Medio. Intereses opuestos que pueden crear un corto circuito adicional en el ya bastante caos sirio.

ilgiornale

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Volver arriba