Saltear al contenido principal
Redes sociales

No, Arismendi: ¡Sin patria yo no quiero vida!

Por @rafaelvaleraVF de @VFutura

Esta noche en particular,

Ha sido amigable con pensamientos,

Sueños poderosos en Voluntad.

Fuego amigo del fuego que hierve,

El lago de oscuridad del cual,

Hemos bebido por inmadurez,

La peor de las decadencias: saber del precipicio y aferrarse a su destino.

Sabrán aquellos testigos,

De las circunstancias que rebasan mi vida el por qué,

La hora exacta del terrible amanecer,

De aquél monstruo que piensa,

Que vive y siente los corazones,

Destroza la belleza desde donde nace,

Maldigo el día de su nacimiento en nuestro estrechar de manos.

No hay sentido para el patriota sin su Madre,

La única que siente sus pasos,

Y sabe la seguridad que imprimió en cada uno.

Vastos paisajes y artistas que los veneran,

Poderosos poetas que declaman sus amores a ella,

Sobretodo hoy los entiendo,

Esta noche luminosa entre cualquier otra,

Sueño con mi Patria repuesta, danzante y vigorosa,

¡Ah! Clava el cosmos su hipnosis en nuestros anhelos,

Aquél aroma que acaricia el mentón de la loma más inalcanzable,

Donde el pasto es tan suelto que el viento desnuda su danza de vaivén;

En ese acogedor hogar,

No existe miedo tal a la Guerra de los Dos Siglos

Porque mi aliada es mi sable,

Y mi escudo también es,

Mi Libertad será la derrota del dictador…

Mucho más temprano que tarde llegará ese triunfo,

Porque el tiempo está de mi lado,

Yo soy el tiempo.

Y ese dulce triunfo será también,

El de aquellos que conmigo unieron esfuerzos.

Ese día no habrá mayor victoria para nosotros que Ser

La gloria surcará los huertos secos,

De la tierra fenecida el pensamiento se abrirá paso.

No más soliloquios entre cadenas y ecos.

Cada paso será el despliegue de alas,

Vuelos que besarán la justicia,

Pero que llegarán por sobre ella,

A la Libertad de ser libres,

De escoger por encima de otros juicios.

Somos lo que decidiremos:

Ninguna otra creación nuestra dictará tal o cual…

“¡Desterrad al opresor de vuestras tierras!” , dirá su corazón sin titubeos

“Volved a sus inicios, a su íntima esencia,

Porque nadie más que ustedes podrá gobernaros.

No osará el martillo cuestionar la mano que lo domina,

Ni el Sol al águila que lo vuelve majestuoso:

¡Nada que no sea su mismísima Libertad!”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Volver arriba