Saltear al contenido principal
Redes sociales

¿Por qué? ¡Por qué no!


La respuesta es sencilla: ¡decido SER LIBRE!


Ciertamente es una declaración de una fuerza y potencia que pocos podrán comprender, muchos por encontrarse en el sueño opiáceo de un sistema paternalista -que ha colocado dentro de todos la ilusión de decisión sobre el destino de un país, a través de un mecanismo viciado y masificado de despersonalización indignante-, otros simplemente por ser seres no interesados en la realidad y el futuro: alienados que el sistema alimentó.


Liberarse de las cadenas no es un proceso fácil, pero solo se puede lograr por medio de un transitar consciente y racional. Mi decisión como un individuo libre es la de no participar en un proceso legitimador de un sistema pervertido, de valores no-convencionales, y que adverso por no encontrar una representación de ideales que considero justos y necesarios para una Venezuela Futura.


Nuestra realidad política clientelista nos presenta en los medios a políticos «rockstar» –llenos de «carisma», faltos de sustancia-, que en sus discursos solo avalan las prácticas electoreras de nuestras últimas décadas, buscando el delirio de las masas, ofreciendo planes cortoplacistas, atacando los problemas con soluciones de magos; como si las sacaran de un sombrero, no saliendo en este caso un conejo, sino la compra de un voto que nada vale. Nuestros políticos son incapaces de hablar con sinceridad sobre una planificación a futuro; viven refiriéndose siempre a la masa y nunca a los individuos, con la visión de siempre usar las transferencias como mecanismos esclavizadores del elector.


El sistema vive del pasado: sus símbolos, sus conceptos, sus gestos son solo reflejo de lo acabado que se encuentra. El “vota-por-mí-que-yo-te-ayudo” está cerca de perecer. Los individuos nuevos serán capaces de saber y de reconocer que solo con sus acciones será posible construir la Venezuela Futura, desligados de un sistema que se encuentra en punto de quiebre, incapaz éste de poder atender a las demandas de una sociedad harta de la mentira.


Pavel Quintero

@PZkakh

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Volver arriba